INTOLERANCIA CULTURAL

Foro de debate sobre temas de intolerancia/discriminación trabajados por alumnos de secundaria


    INTRODUCCION

    Comparte
    avatar
    Víctor
    Admin

    Mensajes : 352
    Fecha de inscripción : 27/06/2010
    Edad : 53
    Localización : En el basurero, como corresponde...

    INTRODUCCION

    Mensaje  Víctor el Jue Mar 05, 2015 10:19 am

    Estamos empezando con una nueva (al menos para el docente...) técnica de trabajo aúlico, técnica que implica mucho más compromiso personal por parte de todos los actores y donde podremos ir construyendo el conocimiento junto con nuestros compañeros; investigando, comprendiendo y cuestionando, en caso de ser pertinente, los discursos ya existentes.
    Esto significa que debemos aprender (seguramente ya las conocemos y las tenemos, pero es bueno recordar lo que sabemos para poder aplicarlo sin temor a estar equivocados en su implementación) a escuchar a todos, todos tienen una voz que tendrá cosas para decirnos; después, si fuere necesario, corregiremos y hasta podremos llegar a desechar dichos, pero después. Ahora estamos inmersos en un proceso en el que todos nos necesitamos (sí, tanto a los demás como a cada uno de nosotros mismos, porque muchas más veces de las que creemos ni siquiera nos escuchamos a nosotros mismos, en fin...) escuchar atentamente para poder discernir sobre lo que nos será correcto e incorrecto.
    O sobre lo que nos será absolutamente indiferente.
    Por este motivo se acepta todo soporte, humano, gráfico o tecnológico, que nos permita acceder a la información que deberemos encontrar y ayudar a construir; pero no se permitirá, bajo ningún concepto o excusa, el uso de auriculares en clase, ni de cualquier otro elemento que pudiere interferir en nuestro trabajo.
    Nadie sabe todo, eso es un hecho indiscutible.
    Pero también lo es que, entre todos, podemos saberlo todo, porque todos sabemos algo.
    Lo importante (y, créanme, en este proceso esto, más que importante nos será ABSOLUTAMENTE imprescindible) es aprovechar los saberes de quienes están conmigo y brindar, generosamente, los míos propios a los demás.
    Si todos hiciésemos esto habría un sinfín de problemas menos en el mundo.
    Pero muchos sólo piensan en sí mismos y en sus temores (“que fulano no sepa más que yo en esto porque sino se quedará con mi trabajo...” y cosas por el estilo. O del estilo “este pibe no puede enseñarme nada porque es mucho menor que yo...”)
    Aceptemos el desafío (y la invitación) de olvidarnos de nuestras mezquindades y busquemos este conocimiento juntos, no para “que me guste la materia” sino para encontrar aquellos tres o cuatro detallitos que tendrá para mi utilidad y que hoy puedo tener ocultos en algún rincón de las cosas que ya olvidé.
    También nos estaremos olvidando de competir, nadie será mejor o peor alumno que los demás (sí puedo ser mal, no peor, compañero si no me comprometo con el grupo, si no “traspiro la camiseta por el equipo” y me llego a creer el mejor en todo lo referente a la asignatura...) porque todos, también el docente, estamos aprendiendo juntos; aunque sea a compartir nuestros saberes de esta forma (¿)distinta(?) (ojalá que no...) a la que venía practicando hasta hoy.
    Tengamos en cuenta algo importante, el grupo tendrá sus tiempos (que no siempre coinciden con los tiempos del sistema educativo) y, mientras estemos trabajando, estos tiempos serán respetados incondicionalmente pero habrá una serie de conocimientos mínimos que el docente solicitará para aprobar la materia.
    Pero hasta esta “lista” de conocimientos mínimos se ajustará (incondicionalmente) a los tiempos del grupo y de cada alumno.
    Esto es aclarado para tranquilizarlos, si estamos produciendo en serio, produciremos todo lo más que podamos pero, para que además sea lo mejor que podamos producir, respetaremos los diversos modos de acceder al conocimiento (por eso también es muy importante ser generosos con nuestros compañeros porque esto nos redituará en el beneficio de hacernos más simples, a nosotros mismos, los aprendizajes del año)
    No tenemos, tampoco, que estar todos de acuerdo en todo (¿recuerdan que íbamos a cuestionar lo que nos dicen los autores, si considerábamos que era pertinente hacerlo?) pero sí debemos saber con qué estamos en desacuerdo y por qué, con cuáles fundamentos, para evitar caer en la necedad de sólo estar en desacuerdo para que parezca que soy capaz de pensar diferente.
    Pero, diferente ¿en qué? ¿a qué? (“a lo que dijo él”, “sí, pero ¿a todo o sólo a una parte, y a qué parte? Y, lo más importante, ¿qué proponés a cambio?”)
    No se pueden imaginar la cantidad de estupideces que hacemos los adultos (y algunos no tan adultos) por ponernos, neciamente, en esa postura.
    Nosotros trataremos, lo mejor posible, de no caer en esa trampa. Porque, entre otras cosas y muy importante además, porque así no se aprende nada, ni nuevo ni viejo, porque estoy negándome a la posibilidad de aprender (lo que, sinceramente, es muy difícil de lograr...)
    Recordemos que una de las calificaciones de cada trimestre refiere directamente al trabajo que desarrollamos en clase con los grupos y ese trabajo, además, es la medida única que se tomará en cuenta para definir cuáles son los conocimientos mínimos que requiero para acreditar.
    O sea, todo es en base al trabajo que hacemos en el aula por lo que sugiero que, dejemos de conversar (de todos modos, cualquier duda, a preguntar sin temor) de otras cosas y pongámonos a trabajar en grupos en pos de aprender, aunque más no sea, esas tres o cuatro cositas insignificantes que tiene la asignatura guardadas para mí.

    "Para sorpresa de los chicos, que estaban escuchando con interés, el señor Keating saltó de repente sobre su mesa.
    -¿Por qué me he subido aquí arriba?
    -¿Para sentirse más alto? -dijo Charlie.
    -No, mi joven amigo, no ha acertado usted. Me he subido sobre la mesa para recordarme a mí mismo que tenemos que modificar constantemente la perspectiva desde la que miramos el mundo. Porque el mundo es diferente visto desde aquí. ¿No me creen? Pues levántense y vengan a comprobarlo. Vamos, todos ustedes... Por turno.
    Keating bajó de su atalaya. Todos los alumnos, a excepción de Todd, se apelotonaron en la tarima y fueron subiendo cada uno a su vez, a veces dos o tres juntos, sobre la mesa del profesor.
    -Si tienen ustedes alguna certeza -prosiguió Keating mientras algunos volvían ya a su lugar -, entonces oblíguense a considerar la cuestión desde una perspectiva diferente, incluso aunque eso les parezca idiota o absurdo. Cuando lean, no se limiten a lo que dice el autor, traten de analizar lo que ustedes experimentan. Tienen que hacer el esfuerzo de encontrar otros caminos, señores, y cuanto más tarden en hacerlo menos posibilidades tendrán de alcanzar sus objetivos. Citando a Thoreau: "La mayoría de los hombres lleva una vida de tranquila desesperanza". ¿Por qué resignarse a ello? Partan en busca de nuevas tierras"
    (de La sociedad de los poetas muertos, una película que me gusta mucho...)
    avatar
    Víctor
    Admin

    Mensajes : 352
    Fecha de inscripción : 27/06/2010
    Edad : 53
    Localización : En el basurero, como corresponde...

    Re: INTRODUCCION

    Mensaje  Víctor el Lun Mar 09, 2015 10:52 pm

    “La curiosidad mató al gato...” dice un conocido refrán.
    Esa misma actitud fue la que complicó (y, en realidad, es a esto a lo que refiere el refrán) la existencia humana.
    ¿Por qué no quedarnos con lo que, simplemente, veíamos? ¿Por qué no creer a rajatabla aquellos preceptos que nos intentaban inculcar?
    ¿Qué diferencia podía hacer en nuestras vidas que fuera la tierra la que gira alrededor del sol y no al revés?
    Muchas cuestiones como éstas, que hoy parece ridículo plantearse, llevaron al hombre a cuestionar y cuestionarse sobre lo que percibía o sobre lo que aceptaba como una certeza.
    Y, mediante un largo proceso, algunas personas fueron modificando la cosmovisión de su entorno con riesgo, incluso, de morir violentamente.
    ¿Eso significa que nuestros conocimientos pudo haber costado la vida de las personas que lo visualizaron antiguamente?
    Averigüémoslo, les daré algunos datos para saber por dónde buscar:
    Bruno, Galileo Galilei, Darwin...
    Todos ellos (y varios más) debieron luchar contra la premisa de no poder contradecir el orden impuesto.
    Impuesto, ¿por quién? O, ¿por quiénes?
    ¿Cómo se desarrolló ese conocimiento hasta nuestros conceptos aceptados como válidos hoy? ¿Existe alguien que se beneficie con esta visión contemporánea (o ya posmoderna) nuestra, así como antaño los hubo con cada cosmovisión en la historia?
    ¿Quiénes?
    Porque (supongo que, a esta altura, todos ya saben esto) el conocimiento no es (ni jamás fue) unívoco; existen muchos enfoques acerca de la misma realidad.
    Y es parte de nuestro trabajo encontrar la nuestra. Puede que ya exista (es más, es lo más probable) o que debamos construirla nosotros.
    Pero, para esto, debemos tener una idea de las que existen (aunque no compartamos sus enfoques...)
    ¿Es posible que 1+1 no dé 2? ¿O que lo que yo veo de color azul no tenga el color azul?
    La palabra “célula” creo que proviene de “vacío” (bueno, no nos sorprendamos, los argentinos en una época hicimos “campañas al desierto” y en desierto estaba lleno de gente. Y no fue una sola vez; fueron tres. En fin...)
    Luego se descubrió que la célula tenía muchos compuestos dentro que la... componían (valga la redundante redundancia...); entre los que existían dos ácidos: el ribonucleico y el desoxirribonucleico.
    Y no se sabía demasiado para qué servían.
    Hasta que un día alguien descubrió que el ácido desoxirribonucleico nos hacía lo que somos, fenotípicamente hablando.
    Hoy se está intentando ingresar en él y cambiar los códigos que posee para evitar ciertas enfermedades.
    Lo que lleva a todo un planteo ético porque, una vez que seamos capaces de manipular el ADN, ¿qué haremos con ese conocimiento? ¿”mejoraremos” a la raza humana? ¿qué significado le daremos al término “mejorar”?
    ¿Sólo el de erradicar algunas enfermedades congénitas?
    ¿Es decir que el conocimiento, además de haber puesto en peligro la vida de algunos descubridores, también genera cuestiones éticas por poder llegar a poner en peligro, también, la vida de la gente común?
    La ignorancia, ¿generaría menos riesgos?
    Depende...
    Pensemos que, si hay consecuencias de los conocimientos de los que estamos hablando, esas consecuencias podrán llegar hasta nosotros.
    Aunque ignoremos todo lo referido al por qué nos ocurre lo que nos ocurre, sencillamente porque tememos que nos ocurra.
    ¿Y no queremos saber que nos puede ocurrir? O ¿qué nos puede dejar de ocurrir?
    (¿Entendemos la diferencia entre estas dos cuestiones? Porque es muy importante, a esta altura de la conversación, comprenderla para poder arribar al sentido de todo este discurso que, seguramente, ya están sintiendo como que nada tiene que ver con la asignatura que estudiaremos juntos. Si no la vemos a esa diferencia detengámonos a buscar el comprenderla, por favor)
    ¿Es posible, nos preguntábamos recién, que 1+1 no dé 2?
    Es posible. No corrientemente pero puede llegar a ocurrir.
    Las maestras, ¿les enseñaron mal?
    No. Para nada.
    Pero plantearles, en aquellos tiernos años, los posibles matices (recordemos este concepto inserto aquí, por favor) de cada conocimiento podría haber dificultado más su comprensión (o, al menos, algo así plantean ciertas teorías que estudiaron el cómo las personas aprenden. O algo así entendieron los que estudiaron después a esas teorías...)
    ¿Quiénes son los responsables de saber si algo es o no conocimiento?
    ¿O en qué nivel del conocimiento se encuentra?
    (¿Existen niveles del conocimiento? ¿Cuáles son? Busquémoslos, analicémoslos hasta comprender la diferencia entre ellos y busquemos ejemplos, antiguos y actuales, de cada uno de ellos. Porque los hay
    Y, ya que estamos, respondamos la pregunta de quiénes son los responsables de las pautas que precisaremos para generar conocimientos y busquemos ejemplos de esto también)
    Revisemos nuestros logros hasta aquí, veamos si hay dudas y planteémoslas a fin de que, cuando avancemos, podamos comprender el camino que vamos recorriendo y podamos avanzar conjuntamente.


    Última edición por Víctor el Miér Mayo 13, 2015 9:59 am, editado 1 vez
    avatar
    Víctor
    Admin

    Mensajes : 352
    Fecha de inscripción : 27/06/2010
    Edad : 53
    Localización : En el basurero, como corresponde...

    Re: INTRODUCCION

    Mensaje  Víctor el Dom Mar 15, 2015 7:31 pm

    Repasemos y avancemos en nuestro recorrido, por favor:
    “Hace cuatrocientos mil años se encendieron las hogueras del hombre de Pekín, aunque es muy probable que el dominio del fuego haya sido muy anterior y se remonte hasta un millón de años atrás. Es impresionante pensar en los cambios que el fuego pudo traer a los pocos grupos o manadas de homínidos que vagabundearían por los continentes. El fuego garantizaba el calor, la posibilidad de cocinar la comida, la defensa, la luz y la cerámica. Nadie puede hoy reconstruir mental y apropiadamente aquellos mundos despoblados y salvajes, y es muy difícil incluso imaginarse una noche desde nuestras ciudades iluminadas al punto que oscurecen las estrellas, una noche en la que el fogón se convirtió en el punto de reunión y de referencia. No es extraño que el fuego haya penetrado en las mitologías. Prometeo arrebató el fuego a los dioses y los dioses lo castigaron horriblemente. Porque con el fuego los hombres no tenían ya nada que temer. La adoración del fuego persiste aún hoy, en el fuego olímpico, en las llamas votivas o perennes que arden en los altares y los monumentos. Y fue ese fuego, multiplicado en antorchas, el que alumbró el camino del hombre a través de la larga noche prehistórica. Hace diez mil años se inventó la agricultura. Y con la agricultura nació el poblado, luego la ciudad, donde florecieron el razonamiento y el pensamiento abstracto. Y el cerebro trató de entender el funcionamiento del mundo prescindiendo de los dioses, dar cuenta de la empiria, de lo que se veía, con teorías naturales. También hubo quienes negaron a la empiria toda validez, y propusieron el razonamiento sólo como camino, y quienes, como los pitagóricos, descubrieron las matemáticas abstractas y pensaron en un universo fantasioso y dinámico. Y, a medida que las teorías crecían y se complejizaban, los griegos llegaron a explicar el funcionamiento de los cielos y a predecir los eclipses, quitándoles esa potestad a los dioses. Y la cerámica y la metalurgia dieron los primeros pasos trémulos de la química, y establecieron un primer «modelo estándar» de elementos (agua, aire, tierra, fuego), que los atomistas condensaron en pequeñas partículas indivisibles. Mientras, los astrónomos pudieron construir una cosmología completa, que sin embargo describía un universo pequeño, donde el Sol presidía el centro y que se extendía hasta la esfera de las estrellas fijas, más o menos donde está la órbita de Urano. Y ésta es la historia del hombre y de la ciencia, y de la necesidad de comprender y explicar. Pero era poco, y se contaron las estrellas, y se estrujaron los imanes, y se consiguió bajar el rayo de su trono áureo, como potestad de Zeus, y someter la electricidad a los cables. Y se indagó el pasado y se supo que la Tierra era antigua, muy antigua, más antigua que los más antiguos dioses que se pudieran imaginar, y se empezaron a rastrear sus orígenes y la forma en que se formaron los mares y montañas y a sospechar cómo la vida nació y evolucionó. Y ésta es la historia del hombre y de la ciencia y de la necesidad de comprender y explicar. Y luego resultó que los mecanismos del cielo resultaban demasiado complicados, y un científico y filósofo genial movió a la Tierra de su lugar central, mientras sus sucesores explicaban los misterios del movimiento, la inercia y la caída, y otro enunciaba una ley de leyes que describía todos los movimientos del universo. Y ésta es la historia del hombre y de la ciencia y de la necesidad de comprender y explicar. Se expandieron las fronteras del universo, y se observaron las últimas galaxias, y se indagó en la profundidad de los átomos donde ahora mismo se continúa investigando la partícula divina. Y ésta es la historia del hombre y de la ciencia y de la necesidad de comprender y explicar. Y es el resultado del momento en que se enciende el fuego del razonamiento, mediante el golpe inteligente de dos piedras de sílex.” Con estas palabras termina un relato de la historia del conocimiento científico, de 360 páginas, llamado Historia de las ideas científicas. De Tales de Mileto a la Máquina de Dios, escrito por Leonardo Moledo y Nicolás Olszevicki y las aprovechamos para repasar lo debatido en la clase anterior.
    Porque de esto estamos hablando, de cómo el hombre fue (y, esperemos, continúe siendo por mucho tiempo más...) capaz de generar conocimiento, de ir más allá de lo que le muestran sus sentidos y de ser capaz de explorar, aún a riesgo de su propia integridad, los universos más ínfimos y los más extensos.
    Y hubo alguien, allá por mediados del siglo pasado (tengamos en cuenta que el siglo pasado culminó hace apenas 15 años, tampoco es tanto...), que se preguntó cómo fue posible este proceso, cómo el hombre había sido capaz de mirar y mirarse para, así, pensar un mundo que se ocultaba a sus sentidos.
    Y de ser capaz, para esto, de concebir los aparatos más diversos que le (nos) permitieron responder a su sinfín de interrogantes.
    Este señor se llamó Jean Piaget y pueden (sí, es una buena idea, háganlo...) buscar sus datos biográfico en internet y allí verán que era biólogo pero, además, psicólogo y filósofo; o sea que, en realidad, fue una persona ávida de conocimientos que intentó aprehender todo el saber posible.
    Vivía en Europa, era suizo y vivió hasta 1980. Hasta aquí, más o menos, lo que nos puede relatar la wikipedia (o alguna otra página que nos resulte confiable y nos pueda brindar información) pero esto no nos alcanza para comprender el motivo que tenemos para mencionarlo.
    Piaget, en su interés por aprender de qué modo el hombre había generado conocimiento (“¿qué lo llevó a golpear de manera inteligente esas piedras después de haberlo hecho, seguramente, por accidente?” parafraseando al texto que abre la clase) retomó el principio de la biología que sostiene que “la ontogenia repite a la filogenia” (http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_la_recapitulaci%C3%B3n) y se planteó que las personas le enseñarían cómo la humanidad generó conocimiento.
    Pero no podía tratarse de cualquier persona (y, probablemente, aquí estaba el primer gran reto, aunque no el único que debió superar Piaget para gestar su Epistemología Genética), debían ser niños (ontogenia...) los que le fueran instruyendo.
    Y desde el nacimiento (¿cómo preguntarles y, sobre todo, cómo comprender la respuesta que nos dan, si es que nos dan alguna? Otro reto...)
    Así se pautó a observar (al principio) a los bebés en sus conductas casi constantes, lo que significaba que debía tener acceso de tiempo casi ilimitado sobre los niños de su observación.
    Motivo por el que observó a sus propios hijos.
    Sin prejuicios, sin expectativas propias (más que la de aprender de lo que expusieran los niños...), sin sugerir ni considerar que existieran respuestas incorrectas. Aprendiendo de quiénes, en esto, estaban mucho más próximos al conocimiento que él mismo: Los niños. Sus hijos.
    De esta manera, y después de muchos años de estudio sistematizado, Piaget concibió la existencia de 4 Estadios (los que, a su vez, subdividió en varios subestadios) generales, a los que llamó:
    Estadio Sensoriomotor (o sensoriomotriz, es lo mismo) donde el niño, en los 2 primeros años de su vida aproximadamente, buscará de controlar su cuerpo y, a partir de este control, investigar su entorno.
    Tengamos en cuenta que hablamos de conocimientos, de todos ellos (o, cuando menos, de todos los que seamos capaces de albergar...), también el conocimiento de otros seres que nos acompañan en este viaje al que denominamos “vida”.
    Recuerden que, más allá de que sus padres para cuidarlos les sugerían que no hablasen con extraños, ustedes no conocían a nadie al nacer por lo que ese riesgo inmenso de atreverse a acercarse a otro ser vivo (generalmente similar a nosotros, pero tampoco eso era obligación...) para conocerlo implica un salto cualitativo en pos de abrir nuestros horizontes.
    Este estadio (que supongo ustedes YA están buscando para tener los detalles más interesantes de su propio viaje vital) culmina cuando el niño adquiere dos potestades: el habla y el andar (terror, este último, de todas las madres responsables de sus hijos) para ingresar al...
    Estadio Preoperatorio, es decir que el niño aún no ha logrado realizar asociaciones demasiado complejas (operaciones) pero continúa investigando (“Mamá, ¿por qué...?” y no intenten darle una respuesta del tipo “porque sí” con la esperanza de que los deje tranquilos porque no lo hará hasta que no sienta que ya no quedan más “¿por qué?” que añadir a la cadena...) y con mucho más ahínco porque, además, tiene todo un universo de cosas por descubrir y comprender.
    Fíjense, cuando encuentren las características de este estadio, que hay muchas respuestas que da el pequeño que son motivadas, justamente, por esta imposibilidadr momentánea de realizar operaciones (“de consevación”, sobre todo)
    Lentamente, hacia los 6 años aproximadamente, irá comenzando a realizar algunas primeras operaciones, que completará alrededor de los 9 años; lo que lo colocará, evidentemente en el estadio operacional, al que dividiremos en dos:
    Estadio de las Operaciones Concretas que son aquéllas que, sencillamente, precisan de un soporte sensible (de los sentidos, no de hacer llorar...) para su comprensión, es decir que todo aquello que pueda ser visto, palpado, oído, degustado u olfateado puede ser conocido. Pero no más allá todavía; este niño no puede comprender, por ejemplo, el que el sol permanezca quieto, con respecto a nosotros (porque el sol se mueve con respecto a otros cuerpos celestes de la galaxia...), y que nosotros giramos alrededor suyo.
    Y sobre nuestro eje terrestre (o sea que no nos estamos quietos ni un segundo, casi)
    La otra división (y, seguramente, habrán notado que ya es la última) se denomina
    Estadio de las Operaciones Formales, que llega en la adolescencia aproximadamente y que significa que esa persona ya posee todas las herramientas básicas para ahondar en sus conocimientos (como nosotros...)
    Aquí el sujeto adquiere la capacidad de pensar hipótesis acerca de lo que lo rodea (y de lo que no...) y puede comprobarlas y contrastarlas.
    Es decir obtiene pensamiento hipotético deductivo.
    Y puede ir y volver en dicho pensamiento, imaginando que las cosas no son, necesariamente, lo que creo que son, profundizando los análisis hasta casi lo imposible.
    Cuestionando los saberes existentes, gracias a lo que el conocimiento pudo crecer y no estancarse (que es, básicamente, lo que proponemos desde la primera introducción: generar nuestro conocimiento no dando nada por sentado, pero tampoco discutiendo de modo necio sólo por querer tener razón. Aprendiendo, hasta a aprender si fuere preciso...)
    Creo que, por esta clase (y, sobre todo, si hemos podido llegar hasta aquí en una clase), ya es suficiente.
    avatar
    Víctor
    Admin

    Mensajes : 352
    Fecha de inscripción : 27/06/2010
    Edad : 53
    Localización : En el basurero, como corresponde...

    Re: INTRODUCCION

    Mensaje  Víctor el Jue Mar 26, 2015 9:05 pm

    ¿Ya tenemos claros los estadios de Piaget?
    Si no es así (suponer, solamente, no alcanza...) sugiero plantear las dudas antes de continuar avanzando en el tema.
    Por ejemplo, ¿Cuáles son las Operaciones Formales? ¿Cómo funcionan? (podemos usar el ejemplo del caracol; pero demostremos, de alguna manera, que lo hemos entendido)
    ¿Por qué es tan importante (al menos, en apariencia) llegar al pensamiento hipotético deductivo?
    Ahora analizaremos cómo es que el individuo consigue pasar de un conocimiento a otro.
    El sujeto, independientemente de la edad que tenga (y, por ende, del estadio en que se encuentre), tiene una crisis...
    Aquí es importante ponerse de acuerdo que el término “crisis” no es “malo”, las crisis son situaciones que no podemos resolver con los conocimientos que ya poseemos.
    Esa crisis, entonces, nos lleva al desafío de encontrar la manera de resolverla y esto, a su vez, a un conocimiento nuevo.
    O sea, es el camino para un aprendizaje, por lo que no es malo tener una crisis (siempre que seamos capaces de resolverla...) lo malo es no resolverla, no hacer siquiera el intento de resolverla y quedarse con que “estamos en crisis” continua, porque eso significa que somos incapaces de aprender (o que no tenemos la menor intención de hacerlo)
    Bien, ya hemos quitado la carga peyorativa al término crisis y podemos retomar la situación de nuestro sujeto que se encontraba en una.
    Ante esta crisis, y con intención seria de resolverla, el sujeto tiene la opción de intentar (siempre será lo primero que probará, independientemente de la edad que tenga. Independientemente de la edad que tenga) encontrar una solución utilizando los conocimientos que ya posee, relacionándolos (al menos en la medida de sus posibilidades), abriendo posibles maneras nuevas de comprenderlo.
    En una palabra, procurando que la crisis se ajuste al marco de conocimientos que ya tiene, “que no tenga que aprender algo nuevo” (aunque esta premisa es incorrecta, por eso la ponemos entre comillas, porque ya veremos que aprende algo nuevo, aunque sea de lo que ya conoce)
    Si con este ejercicio logra encontrar la manera de resolver la crisis, ésta culmina y el sujeto aprendió.
    Aprendió algo nuevo acerca de los conocimientos que ya tenía, aumentó los límites de ese (esos) conocimiento(s)
    Y, inicialmente en su vida, aprendió que podrá resolver las crisis (que aún ni siquiera tiene conciencia de tener...) también con aquello que sé.
    Ahora no siempre logramos encontrar la respuesta que estamos buscando a partir de lo que ya teníamos antes de hacernos la pregunta difícil.
    Y le damos vueltas y vueltas a la situación y no hay caso, la solución no aparece.
    Entonces habremos de buscar en otros sitios, en otros conocimientos que, hasta hoy, nos eran desconocidos.
    Y Piaget nos demostró que, incluso, la humanidad misma (como totalidad) recorrió estos caminos para lograr que el conocimiento también evolucione.
    ¿Cómo estamos llevando estos caminos, como parte de esa humanidad, adelante nosotros hoy? ¿Evolucionamos o vivimos en crisis?
    Y habíamos dejado al sujeto buscando en los terrenos que le eran desconocidos, corriendo el riesgo hasta de caer en el error si fuere necesario, pero de no aceptar perder la contienda con la ignorancia.
    Y busca hasta que obtiene esa respuesta que le es esquiva (y que hasta puede no ser la primera que encuentra)
    Así, al encontrar la respuesta finalmente, ha descubierto también un nuevo conocimiento que sumará a los ya incorporados para próximas crisis.
    Aquí nadie duda de que se aprendió algo nuevo.
    Bien, estos procesos tienen nombre y una característica importantísima.
    Comencemos por el nombre.
    La primera opción, en la que mis conocimientos previos me ayudan a descubrir la solución, se denomina Asimilación y, la otra salida, cuando la asimilación no me es suficiente y debo buscar en nuevos horizontes, se denomina Acomodación.
    La característica es que ambas son complementarias y su relación es dialéctica (no puede existir una sin la otra) por lo que es importante acordar en cuándo se trata de asimilación y cuando de acomodación.
    Siempre es desde el punto de vista del sujeto que conoce (aquél que sufrió la crisis), es decir “yo asimilo el objeto a mis conocimientos previos” “yo me acomodo a la situación para resolverla”
    Ahora bien es importante, a fin de evitar errores, aclarar lo que afirmábamos respecto a la relación de estos dos conceptos.
    Asimilación y Acomodación tienen una relación dialéctica (averigúemos bien qué significa “dialéctica” porque nos encontraremos con este tipo de relaciones varias veces), es decir que no puede existir uno sin el otro (lo que puede llevar a confundirse a la hora de analizarlos)
    O sea, cuando yo asimilo una crisis ésta se acomoda a mí (a mis conocimientos previos) y, cuando yo me acomodo a la crísis es que he sido asimilado por ella.
    Revisemos si comprendimos correctamente los conceptos y busquemos en nosotros ejemplos de asimilación y de acomodación.
    Y, para evitar errores, fundamentemos por qué pensamos que corresponden cada uno de ellos a lo solicitado.
    avatar
    Víctor
    Admin

    Mensajes : 352
    Fecha de inscripción : 27/06/2010
    Edad : 53
    Localización : En el basurero, como corresponde...

    Re: INTRODUCCION

    Mensaje  Víctor el Miér Mayo 13, 2015 11:40 am

    Bien, ahora pasaremos a estudiar las diferentes escuelas que hay en psicología.
    Para comenzar trabajaremos con una escuela que tendrá sus inicios en dos países, con dos concepciones ligeramente disimiles aunque enfocados en los mismos eventos, en definitiva.
    Esta escuela, actualmente conocida con el nombre unificador de NEUROCIENCIA, estudiará las acciones humanas a partir de los resultados…
    No, mejor comencemos por el principio (que suele ser la mejor manera de comenzar con cualquier cosa…)
    Como decíamos, esta escuela comenzará en dos países: Estados Unidos y Rusia.
    En uno llevará el nombre de Conductismo (de Watson) y, en la otra, de Reflexologìa (de Pavlov)
    Para no perder la excelente costumbre que hemos adquirido de buscar información sobre los temas que tocamos sugiero buscar datos de estos dos autores, puede (error común) que vean a ambos autores bajo el título de “conductismo”; seamos indulgentes y dejémoslo pasar, en definitiva lo que necesitamos es recoger datos acerca de lo que hicieron para poder trabajarlos más adelante.
    Veremos que ambos se asientan en el ARCO REFLEJO y (de allí deriva el nombre actual de la escuela) estudian las funciones y características del sistema nervioso, cuya base es la célula llamada NEURONA
    Según tengo entendido hemos visto en 4ª año, en biología, mucho de lo referido al sistema nervioso; que está a lo largo y ancho de todo el cuerpo, es decir que tenemos neuronas también en las manos y los pies, no solamente al cerebro, lo que ocurre es que el cerebro es quién procesa la información (también ésta que estamos trabajando ahora conjuntamente…) y por eso suele hablarse de modo que parezca que sólo hay neuronas en el cerebro.
    Retomémoslo, nos será útil comprender (o recordar) cómo funciona el sistema nervioso para entender por qué estos autores se basaron en él para el estudio de la conducta humana, a través del arco reflejo.
    Esa conducta, respuesta de un estímulo, es observable y medible (aunque sea por tabla ordinal… otro concepto a buscar, adelante) y, sobre todo, podemos analizar los aprendizajes que pudieren devenir de ellas. Ya volveremos sobre estos puntos.
    Estábamos hablando de Watson y Pavlov. Buscamos quiénes eran y más o menos qué analizaron (inclusive debemos haber encontrado alguna referencia a un perro ligado con Pavlov) pero sugiero ponernos más o menos de acuerdo en lo que hicieron.
    Y ya que mencionamos al perro de Pavlov, podemos comenzar con ellos (porque son dos, un perro y un señor que se apellidaba Pavlov)
    http://es.wikipedia.org/wiki/Iv%C3%A1n_P%C3%A1vlov
    Como podemos ver Pavlov descubrió, mediante experimentos realizados con perros, que uno puede aprender a relacionar estímulos (metrónomo) con otros más innatos (comida) y presentar la misma respuesta (salivación) ligada al estímulo condicional (también lo pueden encontrar como estímulo y respuesta condicionados)
    Condicionales, ¿a qué?
    Al estímulo primario (en el caso de los perros, la comida siempre que el perro estuviera hambriento)
    Ahora veamos los aportes de Watson (http://es.wikipedia.org/wiki/John_B._Watson) y que refieren al aprendizaje del miedo en un niño pequeño.
    Watson planteaba que el miedo, como el hambre y el amor, era una sensación innata y que lo aprendido en ella era hacia qué dirigirla (a qué temer, a qué amar y qué utilizar para saciar el hambre)
    Y probó con el miedo. Y probó con un bebé de pocos meses (menos de un año)
    Y probó su teoría, el miedo podía enseñarse haciendo que el sujeto transfiera el sonido, que podía resultar agresivo y que surgía fuera del campo visual del sujeto, a lo que se le presentaba a la vista (por ejemplo, una rata)
    Esto me recuerda a los niños que han comenzado a andar libremente por la casa y que, estando despiertos y en absoluto silencio, siempre están planeando terribles actos de terrorismo absoluto. Como meter los dedos en un enchufe, por ejemplo, o tocar algo excesivamente caliente.
    Ponerse en peligro, en definitiva.
    Cualquier madre, aún la más novata, sabe del peligro que implica el silencio de un bebé despierto.
    Pongámonos de acuerdo en un hecho: el miedo, en el primer instante, paraliza.
    La madre que, como dijimos, sabe del peligro que subyace al silencio saldrá a buscar al pequeño (o pequeña, no seamos sectarios) al que podría encontrar (sólo para poder seguir con el ejemplo) por meter los dedos en el enchufe, lo que la asustará (el miedo paraliza), en ese ínterin la madre analizará que no tiene tiempo suficiente para llegar al niño por lo que proferirá un grito que exprese todo su temor (“NOOOOOOOOOO”)
    Cuando el pequeño escucha el grito, se asusta por lo que queda inmovilizado (generalmente, y para suerte progenitora, el niño no ve a la madre) por lo que la madre tiene, ahora sí, tiempo de llegar y tomar al niño.
    En el preciso instante en que el pequeño siente el contacto con el adulto, comenzará a llorar, temeroso y señalará al enchufe (“que lo asustó, gritándole) lo que la madre aprovechará explicándole que los enchufes son malos y se enojan cuando se los quiere tocar. Y gritan.
    Si la fortuna progenitora es generosa, el niño aprenderá a temer a los enchufes y ya no tendrá curiosidad de meterle los dedos dentro.
    Y si la fortuna de todos ustedes también lo es, habremos comprendido el tema (con la ayuda de wikipedia) y terminado la clase de hoy.
    avatar
    Víctor
    Admin

    Mensajes : 352
    Fecha de inscripción : 27/06/2010
    Edad : 53
    Localización : En el basurero, como corresponde...

    Re: INTRODUCCION

    Mensaje  Víctor el Jue Mayo 14, 2015 11:03 am

    Estamos hablando de Neurociencia por lo que intentaremos retomar algo de lo estudiado en biología (¿verdad?) el año pasado.
    La célula del sistema nervioso, decíamos, es la Neurona que es una célula electroquímica; esto significa que envía impulsos eléctricos (que, en el caso de la neurona, transmiten información) mediante la intervención de distintas sustancias químicas, a las que denominaremos Neurotransmisores. https://www.google.com.ar/search?q=diagramas+del+cerebro+%2B+barrera+hematoencefalica&es_sm=93&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=YodUVaC6CpDZgwT9oYHQDQ&ved=0CDgQsAQ#imgrc=_
    La función de los neurotransmisores (Sustancia P, K, Na, Ca, Acetilcolina, Epinefrina, Norepinefrina, Dopamina, Serotonina, GABA, Oxitocina, Endorfinas, entre otros) es la de procesar (mediante un proceso denominado Sinapsis) toda la información que nos llega, tanto desde fuera como desde dentro nuestro, y enviar los datos necesarios para obtener la respuesta correspondiente.
    Este proceso, que se realiza a una velocidad sorprendente, se ajusta a las necesidades ciertas del estímulo, por ejemplo no es la misma velocidad de reacción que precisaría el estímulo (externo) de una explosión que el (interno) del sueño, de que estamos adormeciéndonos; cada uno necesitará un tiempo de reacción diferente (por más que muchas veces querríamos responder al adormecer con la misma velocidad que utilizamos para huir de un peligro cierto, y dormir…)
    Todo esto nos lleva a desembocar en el Arco Reflejo que es la relación entre un Estímulo y su Respuesta.
    ¿Un estímulo tendrá siempre la misma respuesta? No necesariamente pues la misma depende, muchas veces, de las posibilidades que nos presenta el ambiente, por ejemplo si tengo hambre la respuesta lógica será comer pero, ¿puedo hacerlo? ¿tengo qué? ¿tengo acceso sencillo a esto?
    Las respuestas a estos y muchos más interrogantes intervendrán en mis posibilidades de obtener esa respuesta esperada (si no me creen tendrían que consultarlo con los perros de Pavlov)
    ¿Se va entendiendo? Teóricamente esto es casi un repaso con lo que la mayor parte, al menos, debería de sernos simple de comprender pero, si no fuese el caso, habrá que buscar información que nos permita profundizar lo expuesto hasta aquí (tomando como base para las búsquedas lo trabajado en este tema hasta el momento)
    El cerebro es un músculo y, como tal, comparte con éstos algunas características, por ejemplo, si yo lo entreno (por ej. estudiando) cada vez le será más simple realizar las acciones que le requiera que se relacionen con el entrenamiento (y acelerará el tiempo de reacción también…)
    También precisará de oxígeno que lo alimente, oxígeno que le llegará a través de la sangre pero, además de oxígeno, la sangre transporta una serie de sustancias que el cerebro no necesita por lo que posee una Barrera que sirve a modo de tamiz, permitiendo pasar aquellos elementos de la sangre que el cerebro precisa y dejando de lado los que no.
    Esta barrera, llamada Barrera Hematoencefálica (“hemato”, sangre; “encefálico”, cerebro), de todos modos (como veremos más adelante) permite el acceso al cerebro de ciertas sustancias que pueden dañar al sistema nervioso, sobre todo si se consumen de modo descontrolado, generando adicciones. Ya veremos cómo funciona este tema, un poco de paciencia, por favor…
    Y, como músculo, el cerebro precisa del descanso hecho que realiza mediante el sueño, pero no en todo momento del sueño.
    Para comprender esto (y para que no sea sólo texto producido por mí el que se trabaje sino que también haya producción por parte de ustedes) sugiero buscar información acerca del sueño (de la conducta “dormir” o “sueño”), sobre las fases por las que atraviesa y las características de cada una de ellas, sobre todo del llamado “sueño paradojal” porque es, justamente, en ésta donde el cerebro descansa.
    Esto significa que el cerebro, mientras dormimos, continúa su proceso de análisis hasta llegar al sueño paradojal, cada vez que accede a dicha fase.
    ¿Comprendemos por qué se lo denomina “paradojal”? Para saber cuál es la respuesta expliquémoslo con nuestras propias palabras.

    Contenido patrocinado

    Re: INTRODUCCION

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue Dic 14, 2017 7:32 pm